jueves, 9 de abril de 2015

Ojos del Rencor

"El envidioso es un ser inquietante que reparte y produce dolor en ambas direcciones. Hacia quien dirige su rencor y con mayor insistencia  -si cabe- contra si mismo.
Samarcanda.
Imagen: Anton Surkov

OJOS DEL RENCOR
Tu mirada irascible me lastima,
esas uñas invisibles me traspasan
y el rencor que reflejas intimida. 
Logros ínfimos, sin motivo, ambicionas,
cuanta rabia e impotencia te delata.

Tu envida sigilosa me ha agarrado,
garganta y corazón me tienen preso,
demostrando tu continuo desagrado,
en mentiras inventadas y sin peso.
No hay sonrisa que te atraiga o satisfaga,
se han tornado en enojo y negro manto.
Cualquier gesto me interpretas como afrenta,
y el cariño se ha mudado en desencanto.

Yo no tengo el poder de remediarlo,
ni volver en cielo azul este letargo,
la envidia perniciosa te ha atrapado, 
y en tu alma solo queda un gusto amargo.
Amarillo es el color de la pelusa,
que te tiene corroída y prisionera,
esos ojos que no engañan y te acusan.

Que mala es la envidia mi madre decía,
y ¡Ay dios mi niña! Qué razón tenía.

 © Samarcanda - Ángeles
Safe Creative #1208080659685