jueves, 18 de febrero de 2016

Más Allá de tu Espacio

"El dolor del desamor como espada que atraviesa el alma. Estar suspendida en la nada, donde es imposible aliviar el duelo. Un amor muere y el entierro no es suficiente, pues solo el tiempo devuelve la ansiada calma."
Samarcanda.

Más allá de tu Espacio

Me ahogo en el silencio de tu ausencia,
sin aire que insufle mis pulmones,
buscándolo voy por los rincones.

Aferrada a la indolencia de tu alma,
perdida en un espacio infinito,
imposible será tornarlo en calma.

Me columpio en los hilos que tú mueves,
permitiendo que mi júbilo demores,
al sentir que mis entrañas remueves,
consiguiendo que por fin tu piel adore.

Rendiré pleitesía a mis temores,
volaré hasta tocar cielos azules y
las nubes mecerán mis desamores.

Imposible ya ocultar mi fiel deseo,
cruel demencia de pasión que me tortura,
que me lleva a perderte y olvidarme,
que tu amor no es favor, es desventura.

A tu fuego no consigo detenerme,
estoy tentada a colgarme de una soga,
noche eterna, me precipita y ahoga
al vacío insondable de no amarte.


©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

jueves, 10 de diciembre de 2015

Desocupando Sentimientos

"Los errores suelen pagarse caros, lo peor es que te das cuenta del tamaño de tu estupidez  cuando ya es muy tarde. Quizá cuando está todo perdido."
Samarcanda.

DESOCUPANDO SENTIMIENTOS
Mario observó alrededor, todo era vacío. Apenas un latido, el suyo, se escuchaba en la estancia, cómplice infame de su soledad. Dejó vagar su pensamiento y como en una travesura del destino, una rotunda afirmación compartió la fatal evidencia.
- Hay errores que te cuestan la vida.- Aceptó.
La consciencia de tanta estupidez vivida le abofeteó el alma, dando de lleno en su orgullo y su hombría. Nunca tuvo en cuenta a los amigos que le advertían del precipicio, así obvió el amor y la familia. Una pregunta martilleaba su cabeza. ¿Sabía lo que se jugaba?...Quizá no.
Su mujer se lo había llevado todo, por no quedar, no quedaban ni muebles. Los sentimientos, como colador mortuorio, pendían en forma de pequeñas gotas en cada recoveco del salón y el dormitorio. Ese exquisito gusto para la decoración de Sonia, se oponía a la desnudez de las paredes, que a modo de saludo, parecían burlarse de su sino. Sí, había llegado el momento de la despedida, la dulzura de un hogar se convertía ahora en una obscura espelunca y de sus grietas brotaba sangre. El único culpable era él, eso también estaba muy claro.
Como inexplicable contradicción Mario recordó con dolor la alegría de una sonrisa tan cercana, la de Sonia. Un jilorio conocido en sus entrañas le arrancó un quejido de hambre. Hambre de sueños perdidos y esperanzas huidas. Solo un jarrón en la cocina con un puñado de biznagas daban vida a esa muerte súbita y sin retorno. Se golpeó la frente con vehemencia contra el marco de la puerta.
-¡Soy un idiota!! Lo he perdido todo y solo por un momento de pasión y locura.- Se acusó.- Es el final, en realidad Sonia sabía que fueron muchas las que pasaron por mi vida y por mi cama- añadió hundiendo la cabeza entre sus manos.
Antes de marchar tiró de una guirnalda dorada prendida en un rincón, recuerdo vivo de la última Navidad. Un estremecimiento, como látigo en su espalda,  le hizo sentir nítidamente la desolación de la próxima.


©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

 

martes, 1 de diciembre de 2015

Disfrazada de Vacíos

"En ocasiones somos prisioneros de nuestro ayer. Ocultos permanecen nuestros miedos entre pequeños detalles, juguetes de niños que son espejos de nuestros conflicto y temores de antaño."
Samarcanda.

Disfrazada de vacíos

Huecos son los recuerdos,
lívida esta mente que no cede,
el tiempo pesa, pasa indolente,
la niña no crece… no quiere
y el miedo manda inflexible.

Me refugio en su interior,
ese que es mío también,
armadura de duelos,
disfrazada de mentiras.

No quiero que me descubran,
ilusa, me escondo ahora,
aislada de un mundo perverso,
juguetes de mi infancia perdida…
perdidos me gritan.

Encarnada rosa me avisa,
de una flecha que me apunta,
necia de mi, le doy la espalda,
a estos sueños del nirvana.

Ya no quedan estrellas relucientes,
pueriles esperanzas son mi sino.

Perdida y sofocada la ilusión,
acepto con calma mi destino,
oculta meta que persigo,
será; o quizá no… mi salvación.


 ©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685
 

lunes, 16 de noviembre de 2015

ERES ÚNICA

 <Somos especiales... en aquello que nos gusta, o hacemos con cariño y dedicación. Seguro que todos tenemos un “Don” para sobresalir en alguna faceta o habilidad. >>


ERES ÚNICA

Que mi nombre es hermoso, nunca lo he dudado, otra cosa diferente era mi cara…

–¿Qué más se puede pedir, querida? Un bello nombre para una preciosa princesa. –Él siempre me sonreía con todo su amor, mientras acariciaba mi carita.

Bajé  la cabeza y entre dientes, mascullé:

–¡Eres mi abuelo! A ti siempre te pareceré la más bonita la más lista  y la mejor de todas. Joo! eso no me vale.

Era yo entonces una niña de apenas once años enfadada con el mundo y conmigo misma. A esa edad puede parecer que pocas cosas te afectan, pero tenía una pena, –bueno, unas cuantas– mis trenzas color panocha, mis infinitas pecas y esa delgadez que la naturaleza me había regalado, pero sobre todo mi baja estatura, que me tenía muy preocupada. No, definitivamente no estaba contenta. Mi madre siempre me decía que le diera tiempo al tiempo, pero mi desasosiego no cesaba, me miraba al espejo y seguía sin encontrar en aquel rostro un detalle que me recordara a Sandy, la reina de la clase. Rubia y esbelta   –un poco engreída, eso sí– pero traía a los chavales de cabeza, a los de nuestra clase y a los más mayorcitos, también. Estaba claro que yo siempre sería invisible para ellos y seguía convencida que no destacaba por nada. Cuando le hacía participe a mi madre de mi congoja, esta siempre me espetaba la consabida palabrita: Paciencia. Entonces no entendía… Aquella tarde me sorprendió mamá subida en sus sandalias de charol negro de veinte centímetros, a punto de precipitarme contra el suelo, intentando, por supuesto, conseguir la altura ansiada.

Te vas a hacer daño Dunia –me sonrió– ese no es el camino, cariño. Y es que por mucho que el gallo se calce unos zancos, no se convertirá en rosado flamenco… Y sabes querida, puede que ni siquiera sea  necesario. Ven, te voy a contar una bonita historia y así lo entenderás.

Sacó entonces del cajón un viejo libro de cuentos y se interesó por uno en concreto. “Intentaré ser Freesia” de Jorge Bucay. Al finalizar su lectura –añadió:

-No hay posibilidad de ser quien no somos, si luchas contra eso nunca serás feliz.  Lo maravilloso de la vida es ser tú, alguien único y especial. 
El tiempo dio la razón a mama, aunque eso no lo supe en ese momento… si no mucho después. Y no solo me convertí en la hermosa princesa que tanto presagiaban mi abuelo y mi madre, sino que hoy me encuentro aquí leyendo aquel mismo libro a mi hija Wendolin que dramatiza con su joven desdicha. Mínima ahora para mi… Enorme para ella.

 ©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685
 

martes, 10 de noviembre de 2015

Punto y Seguido

"Nuestro día a día, nuestro deambular que no se detiene. Somos camino que sin miedo avanza hacía el mañana. Con ilusión y con esperanza, será más fácil llegar al destino."
Samarcanda
Imagen: Hardibudi

Punto y Seguido

Frente a mí el horizonte,
por el que espero y desespero,
largo camino se intuye.

Pan tierno, recién hecho,
con aroma a nueva vida,
que se brinda ante el presagio,
de otras nuevas emociones.

Como una abierta ventana,
abrazo ese intacto día,
punto y seguido de mi ayer,
impaciente la jornada,
cuando un paso va tras otro,
a darle la bienvenida.

Luz que prende dadivosa
una ruta visualizo,
sin querer ya me encandila,
me aferro a esa ilusión…
La necesito.

Mis  pies desnudos,  ligeros,
me incitan a seguir camino
que me trasporta sin miedo,
al futuro que persigo.

 ©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

viernes, 30 de octubre de 2015

Imagen Velada

!Una imagen vale más que mil palabras.!Aunque muchas veces esa imagen es solo el aperitivo, lo que incita a la mente a pensar que viene tras ella y tras las palabras que la preceden. En el terror psicologico, es la imaginación la que juega un importante papel...porque la mente no tiene límites.
Samarcanda
 Imagen: Dziga Vertov

IMAGEN VELADA 

Marc Jakcson se doctoró en medicina, pero nunca llegó a ejercer. La fotografía le atrapó en el mismo instante que reveló su primer carrete. Fue como una manifestación para él, el objetivo de su cámara era todo cuanto necesitaba para que su existencia tuviera sentido. Las imágenes que captaba con ella le hacían vivir con inusitada intensidad. 
Empezó fotografiando pequeños animales, cuanto más indefensos y desvalidos más le atraían. Poco a poco tuvo necesidad de ir más allá y sus estudios de forense inconclusos, le dirigieron hacía la obsesiva idea de diseccionar esos seres y fotografiar su interior…cada órgano.  Con escrupulosa habilidad los manejaba. A través de su cámara desfiguraba las formas, los colores y creaba mundos insospechados. Imágenes imposibles que le tenían fascinado. 
Aquella noche le produjo una satisfacción nunca antes vivida tener a su alcance el cuerpo de aquella muchacha. Tan frágil, tan inocente como sus animalitos. Imitó cada uno de sus pasos, fotografiando su cara, su cuerpo…Y el terror de su mirada. De repente pensó que al igual que le ocurriera con sus bichitos, no era suficiente. Se le iluminaron los ojos maliciosamente al pensar ¿Cómo sería ir más allá?

 ©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

viernes, 25 de septiembre de 2015

Oscuras Nubes

"Muchos veces se oscurecen los cielos a lo largo de nuestra vida. Me gusta pensar que la resiliencia nos acompaña siempre. esa capacidad que tenemos de resistir y reponernos a cualquier situación adversa."
Samarcanda.


Oscuras Nubes

Tiembla el vaso vacilante,
a punto de estallar fiero,
me mira desafiante,
solitaria ante mi miedo,
me retará triunfante,
mientras rezo yo mi credo.

Cuantas veces he vivido
estas tormentas de cieno
siempre seré quien decido,
por lejos que pille el cielo.

La herida sangra obstinada,
dispuesta a ser mi condena,
cual veredicto sin jueces,
no me amilana esta pena,
mucho ruido y pocas nueces.

Nubes negras en la cumbre
intentaran detenerme,
yo como de costumbre,
me mantendré sin romperme.

Invicta me conociste
y así seguirá mi suerte,
no me daré por vencida
la victoria ya me asiste…
Que espere quieta la muerte.


©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685