miércoles, 18 de marzo de 2015

Desiertos en el cielo

CARTAS AL CORAZÓN
Indecisiones que turban a cada paso nuestras vidas, con malignas intenciones de someternos a las dudas por siempre. No lo permitas...
Samarcanda


DESIERTOS EN EL CIELO

Siento ahora AMIGO, que solo hay senderos oscuros en este cielo, desiertos en el aire que no me conducen a parte alguna. Aquí en lo alto de mi nube, la que únicamente existe en mi turbada mente, veré pasar esta noche eterna en la que mi destino deberé decidir. 
No es fácil, sin embargo el engaño no me servirá esta vez más que para flagelar un espíritu abatido como el mío, que no aspira ya a nada. Necesito mecerme en los recuerdos, acunarme como aquella dulce niña que aspiraba alcanzar el cielo con los dedos, sentir el desvarío eterno de mis dudas. Ese cielo de reflejos cristalinos, tan irreal como sueños infinitos me perturba, me aleja de la realidad cotidiana. Los sueños parecen no llegar nunca, pero la espera nunca muere. Anhelar que en uno de esos ascensos el sueño deje de ser quimera absurda. 
Quiero olvidar la letanía perpetua que entre gritos ahogados me confirma que apenas me reconozco. La vida sigue intentando doblegarme y ha estado a un tris de conseguirlo. Pero no me dejaré vencer -sigo diciendo. 
Creer en mí sigue siendo la premisa, poder finalmente alzar el vuelo y elegir paisaje. Que este trapecio de sogas blancas se diluya en el aire y me permita caer con suavidad en tierra firme, ante ese camino certero y sin fisuras, el que ansío y persigo. 
Ha llegado por fin el momento de rasgar esa puerta que parecía sellada, como mis labios y comenzar de nuevo. El futuro me aguarda y esta vez, yo voy tras él confiada.


©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685