viernes, 9 de enero de 2015

La Puerta Del Corazón

"Pequeños cuentos a veces no son más que la metáfora de la propia vida que guarda en su esencia una lección, una moraleja que no debemos olvidar. Los cambios -los colores y números en este caso- los ponemos cada uno, a lo largo de nuestro camino. De nosotros depende que sean bellas mariposas o negros cuervos lo que albergue nuestro corazón."
Samarcanda
Imagen: Christian Schloe

LA PUERTA DEL CORAZÓN

...Los corazones tienen puertas, las hay de infinitos colores y llevan números para que antes de entrar las reconozcamos.

-¿Y  me vas enseñar ese catalogo mágico que tienes con todas ellas, mami?

-Por supuesto, mi vida, es bueno conocerlas, saber que puede depararte el destino tras cada
una. Cuanto más clara sea la puerta, el corazón será más puro y tierno. Las blancas por ejemplo, pertenecen a niños como tú, son los que han muerto muy pequeñitos sin haber podido añadir a su impoluto color ningún aderezo.

-Y los números mami?

-También son muy importantes, cada uno tiene un significado especial. Los hay bonitos y
 bailarines, que nos recuerdan a animales, como los dos patitos. Sin embargo hay otros de los que mejor salir corriendo.

-Uy!! Esta puerta no me gusta nada mami. ¡Da hasta miedo!

-Si cariño veo que lo vas entendiendo, está es una mala puerta. No solo porque es oscura y tenebrosa, con aderezos de oxidado metal, también por el número que porta, el 13 trae mal presagio. Pertenece a un corazón egoísta y vacío; sin sentimientos. A lo largo de tu vida,
encontrarás muchas así. Gente que solo quiere hacer dañar a los demás porque no se siente bien consigo mismo, llevando el mal allá donde van. De estas puertas debes alejarte siempre.

-Y entonces la mía ¿De qué color es?

-Tu número es  un 15, una niña bonita como tú. Puerta blanca, de corazones rosa. A partir de ahora, deberás luchar para que apenas cambie a lo largo de tu vida.

©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685