martes, 9 de diciembre de 2014

Mutilada el Alma

"La vida se muda en testigo silencioso de un cambio inexorable que no te pide permiso. Callar, mirar para otro lado o patelear. Es igual, ninguna de ellas cambiará el camino."
Samarcanda.
MUTILADA EL ALMA

A esta angustia sin final
se unen las fuerzas que fallan,
las manos que tiemblan,
Las piernas que se parten
como astillas secas.
Y las palabras que no acuden
a mi memoria desmemoriada.

Este cansado cansancio
 me aplasta,  me domina,
 me mutila el alma.
Este que manda en mi vida
y en mis días sin retorno.
Semanas y años baldíos
¿Quién me los devolverá?

Por qué no puedo cambiarlos
como si de cromos se tratara,
repetidos una y mil veces,
con terca y dolorosa insistencia.
Despertar viviendo el anterior,
en eterna impotencia.
Los mismos dolores, iguales fatigas,
 idénticos desencantos.
Cartas torpemente señaladas,
de una calca ridícula,

Reus 2002
                                                            ©Samarcanda Cuentos-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685