miércoles, 3 de diciembre de 2014

El Diario De Nácar

"Siempre hubiéramos querido que nuestros sueños de infancia se hicieran realidad. Más aun, que la vida fuera tal como a habíamos imaginado en esa tierna y dulce época."
Samarcanda.
EL DIARIO DE NÁCAR
Cuantas veces Noe había desempolvado aquel viejo diario. Durante años su pequeña existencia estuvo sujeta a unas páginas de tacto delicado y olor a melocotón. Se empeñaba en atusar sus días a golpe de imaginación y volcaba con esmero sus sueños en su cuaderno de tapas nacaradas. Lo decoraba con palabras llenas de esperanza, ilusiones desbordadas que anárquicamente se perdían entre sus hojas. Era infante inocente que confiaba, aspirando cada segundo como si fuera el último.
Deseó entonces que el cariño se filtrara como humo intangible a su alrededor, que la alegría le estuviera aguardando en cada esquina de sus “te quieros”. Que pájaros azules le cantaran odas con eco, como hacían las caracolas de la playa. Que sus alforjas rebosarán sonrisas nuevas y sinceras, sin pedirlo.
Un poquito después supo que las pétreas figuras que comenzaban a cruzarse en su camino no eran espejismos, no era arena que el viento se lleva. Era la despiadada realidad; cruda y severa que comenzaba a hacerse notoria. Entonces llegó la catarsis. Comprobó que sus rosas tenían espinas y que los sueños también se devolvían como regalos sin abrir. Descubrió que no todo eran gotas de rocío bruñidas por la alborada, que la vida tiene aristas que cortan y que las heridas siguen sangrando cuando no cicatrizan.

Su entrañable diario, fiel amigo que le enseñó que había dos mundos diferentes; el de la niña que sueña divagando entre sus fantasías, y el del adulto que sufre luchando por abrirse paso entre la vorágine de la vida.


                                                            ©Samarcanda Cuentos-Ángeles.


Safe Creative #1208080659685