lunes, 22 de septiembre de 2014

Miedo al Miedo

“Hay sucesos que acontecen en tu vida y el tiempo apenas consigue diluir un ápice las sensaciones que te recorrieron entonces. Sin variar sentimientos…Ni siquiera ese sudor helado que sigue bajando por tu frente.” 
                                                                            Samarcanda.

                                                          MIEDO AL MIEDO (Microcuento)
Empecé a caminar deprisa, la debilidad se había apoderado de mí, no era algo inusual, desde hacía tiempo la desconfianza y la incertidumbre eran amigos inseparables, por mucho que su compañía fuera ingrata.
Apresuré de nuevo el paso, las piernas flaquearon, mientras que el corazón se aceleraba más aun. Estaba ahí mismo, a mi espalda y yo no podía hacer nada por evitarlo. Sentí nítido su aliento, su voz profunda. Su presencia clara y contundente, como tantas veces. Me di la vuelta, no había nadie y sin embargo, era tan cierto que estaba junto a mí…MIEDO me dijeron que se llamaba. Quizá nunca se fuera -me aseguraron-.

Un joven siniestro, una cara desencajada a ras de la mía. Cerré los ojos y sin querer volví a aquel día, a aquel instante. El filo de la navaja seguía en mi garganta, igual que aquella mañana de invierno en que el miedo fue testigo del momento y decidió quedarse para siempre. 

                                                           © Samarcanda Cuentos - Ángeles.
Safe Creative #1208080659685