jueves, 21 de agosto de 2014

Sabor A Hiel

      Hay veces en que el corazón y la cabeza mantienen una lucha inconsciente. Y no es menos cierto que hay cuestiones que no dependen únicamente de tu deseo.     
                                                                  Samarcanda    
                      
                                                  SABOR A HIEL (Microcuento)

Se había pasado toda la tarde haciendo la cena. Emocionada y expectante se sentó a aguardar su llegada. Las horas pasaron despacio, la cena quedó helada, el cava caliente y su emoción -horas antes desbordada- se encogió como si le hubieran pasado una esponja por el alma.
Se desabrochó el ajustado vestido comprado para la ocasión, justo cuando su cabeza, más aun que su corazón, le advertía que la espera era inútil. Él no vendría.



                                                              © Samarcanda Cuentos - Ángeles.
Safe Creative #1208080659685