martes, 14 de enero de 2014

El Poder de la Mente

"Cuando la vida te quita lo que tu creías insustituible, puede ofrecerte a cambio otras cualidades. Otros amores y sentires que te abrirán de nuevo la puerta a la vida"
                                         EL PODER DE LA MENTE (Cuento Corto)

Eran amigos desde niños, una amistad que siempre estuvo por encima de cualquier otra circunstancia. Secretamente le amaba…
Rita se despertó con la imagen de su último sueño.  Berto era la primera cara que veía cada mañana, de igual modo, las últimas palabras que susurraban en sus oídos antes de adormecerse también le pertenecían. Sonrió al recordar su protocolo habitual antes de despedirse.
 -Sueña mucho, linda. ¿Lo harás?
Ella invariablemente siempre lo hacía. Soñar era penetrar en otra dimensión, le encantaba entregarse, ser libre en ese otro mundo, allí donde cabía la ilusión y su realidad paralela. Vencida estaba ya cuando Berto volvió al pueblo y a su vida para entregarle su desmedida generosidad.  Rita se convertía así en su avezada alumna. Con disciplina marcial se sometió a sus métodos, aprendiendo a vivir por encima  de su postrado letargo, olvidando de paso, aquella fatídica noche y su accidente. Consiguió con férrea tenacidad la facultad de trasportarse más allá de su quietud obligada.  Un mar de contradicciones que apenas entendía, pero valoraba como un milagro maravilloso. El  poder está en la mente–insistía Berto. Con él aprendió el dominio de sus limitaciones, más allá de su cuerpo y  de su voluntad. Sin embargo le quedaba un largo trecho por alcanzar una ansiada paz interior, dominio que todavía le era enemigo.
Para ello Rita utilizaba la relajación. Un particular ritual en el que Berto la había iniciado también. Con la oscuridad se sumergía en los sueños, pero también en la creatividad. Aprovechaba esas noches de insomnio y de fantasmas interiores para volver a ser ella, cobijada en la más segura de sus guaridas: la fantasía. Con su voz se ponía en marcha la grabadora y con ella sus palabras volvían a tener sentido convirtiendo sus sueños en historias.
 Berto antes que su terapeuta, era su amigo, su preciado enganche a la vida, ella no lo mencionaba, no quería que se sintiera presionado por la responsabilidad, solo intentaban ambos disfrutar de su mutua compañía. Para Rita él era también su amor platónico… Si, le amaba secretamente, pero nunca se lo diría…Simplemente, no debía.

                                                        ©  Samarcanda -Ángeles
Safe Creative #1208080659685