jueves, 10 de diciembre de 2015

Desocupando Sentimientos

"Los errores suelen pagarse caros, lo peor es que te das cuenta del tamaño de tu estupidez  cuando ya es muy tarde. Quizá cuando está todo perdido."
Samarcanda.

DESOCUPANDO SENTIMIENTOS
Mario observó alrededor, todo era vacío. Apenas un latido, el suyo, se escuchaba en la estancia, cómplice infame de su soledad. Dejó vagar su pensamiento y como en una travesura del destino, una rotunda afirmación compartió la fatal evidencia.
- Hay errores que te cuestan la vida.- Aceptó.
La consciencia de tanta estupidez vivida le abofeteó el alma, dando de lleno en su orgullo y su hombría. Nunca tuvo en cuenta a los amigos que le advertían del precipicio, así obvió el amor y la familia. Una pregunta martilleaba su cabeza. ¿Sabía lo que se jugaba?...Quizá no.
Su mujer se lo había llevado todo, por no quedar, no quedaban ni muebles. Los sentimientos, como colador mortuorio, pendían en forma de pequeñas gotas en cada recoveco del salón y el dormitorio. Ese exquisito gusto para la decoración de Sonia, se oponía a la desnudez de las paredes, que a modo de saludo, parecían burlarse de su sino. Sí, había llegado el momento de la despedida, la dulzura de un hogar se convertía ahora en una obscura espelunca y de sus grietas brotaba sangre. El único culpable era él, eso también estaba muy claro.
Como inexplicable contradicción Mario recordó con dolor la alegría de una sonrisa tan cercana, la de Sonia. Un jilorio conocido en sus entrañas le arrancó un quejido de hambre. Hambre de sueños perdidos y esperanzas huidas. Solo un jarrón en la cocina con un puñado de biznagas daban vida a esa muerte súbita y sin retorno. Se golpeó la frente con vehemencia contra el marco de la puerta.
-¡Soy un idiota!! Lo he perdido todo y solo por un momento de pasión y locura.- Se acusó.- Es el final, en realidad Sonia sabía que fueron muchas las que pasaron por mi vida y por mi cama- añadió hundiendo la cabeza entre sus manos.
Antes de marchar tiró de una guirnalda dorada prendida en un rincón, recuerdo vivo de la última Navidad. Un estremecimiento, como látigo en su espalda,  le hizo sentir nítidamente la desolación de la próxima.


©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

 

martes, 1 de diciembre de 2015

Disfrazada de Vacíos

"En ocasiones somos prisioneros de nuestro ayer. Ocultos permanecen nuestros miedos entre pequeños detalles, juguetes de niños que son espejos de nuestros conflicto y temores de antaño."
Samarcanda.
DISFRAZADA DE VACÍOS

Huecos son los recuerdos,
lívida esta mente que no cede,
el tiempo pesa. Pasa indolente.
El niño no crece, no quiere
y el miedo manda impasible.

Me refugio en tu interior,
ese, que es el mío también,
armadura de duelos,
disfrazada de mentiras.
No quiero que me descubran,
ilusa, me escondo.
Me aíslo en mi mundo perverso,
juguetes de mi infancia perdida,
perdidos me gritan.

La encarnada maquina me avisa
de esa pistola que me mira distraída.
Yo estúpidamente le doy la espalda
a los sueños que me acercan al cielo.
Telescopio de relucientes estrellas,
de esperanzas variopintas de infantes.

Mi meta, mi  única salvación,
es hacer que no lo veo,
que no tengo consciencia
de esta torpe debilidad,
de la cruel realidad
que me acecha.


 ©Samarcanda Cuentos.-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685