lunes, 27 de abril de 2015

Aire para Respirar

"Una historia a medio camino entre la realidad y la ficción, más parte de realidad, por desgracia. El dolor, el sufrimiento y la enfermedad siempre es dura, cuando hablamos de niños aun más...A veces son necesarias pequeñas mentiras para sobrevivir"
Samarcanda.


AIRE PARA RESPIRAR
Anna intenta conservar la compostura mientras la comisura de sus labios tiembla involuntariamente. Pretende mantenerse entera, mientras, a su lado su marido deja caer el peso del dolor sobre su hombro. Ella valiente madre, explica en una charla improvisada el futuro de su hijo Dídac, paciente de una rara enfermedad llamada Anemia de Fanconi. El niño después de varios meses sigue a la espera de un donante de médula ósea que pueda ser compatible con su frágil organismo, sus  células ya no producen la sangre necesaria a su médula, es lo que se conoce como aplasia medular.
¡Quien le hubiera dicho hace apenas unos meses que se convertiría en experta conocedora de esta extraña patología!
-Su fase es muy avanzada y permanece aislado ya que su cuerpo no genera las suficientes defensas –explica con ansiedad evidente, mientras una tímida lágrima resbala por su mejilla.
Anna  respira con fuerza como si alguien se empañara en arrebatarle el aire a cada instante.  Inicia su historia por enésima vez, clamando al cielo -y a quien quiera escucharla- tratando de hacerles entender que con apenas un simple análisis es posible salvar una vida. La de su hijo ¡Qué miedo da la palabra trasplante! -piensa mientras explica mecánicamente con su mirada perdida en el infinito, sin saber si es ella la que habla o su desesperación.
Dídac sigue en la habitación del hospital al que llegó engañado. ¡Pobre angelito! Le contaron que solo era un juego, que su burbuja no es más que un experimento especial y espacial. Que esa gran escafandra es como las que llevan los astronautas. Esos que tanto admira él.

-¡De mayor quiero ir a la Luna!  -repite al tiempo que la madre sorbe una lagrima, que comienza a rodar ingrata amenazando descubrir el engaño. Anna solo es consciente que el tiempo pasa inexorable...Que el donante no llega.


©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685

 

miércoles, 22 de abril de 2015

Anabella

"Este micro aunque breve, cruza momentos que formaron parte de mi adolescencia. Una fue la lectura de Amiel de Gregorio Marañon, libro dedicado al estudio de la timidez y cuyo protagonista era Henri-Frederic Amiel, filosofo y escritor suizo. La otra mi afición a leer las rimas de Becquer. A través de estos dos temas tan diversos en esencia, he querido construir el mensaje. Una pequeña historia sobre los disfraces que a veces nos inventamos."

ANABELLA (Microcuento)

Llevaba tiempo observándola, caminaba con la vista clavada en el infinito, arrogante y orgullosa. No te miraba, no te hablaba, no se inmutaba. Parecía la viva imagen de la doncella que afligió a Becquer en su rima XXXIX. Anabella se llamaba, lo llevaba bordado siempre en cada unas sus delicadas camisas. Yo la contemplaba embelesado cuando pasaba altiva por mi lado. Un día levantó la vista y sus profundos ojos castaños se cruzaron con los míos. Apenas un segundo. Estos sin duda, decían algo muy diferente…
Amiel siempre fue una lectura inquietante que acompañó mi turbadora adolescencia. Me pregunté entonces si no padecería la bella muchacha idéntico calvario que el tímido Henri- Frederic.


©  Samarcanda Cuentos- Ángeles.
Safe Creative #1208080659685
        

domingo, 19 de abril de 2015

Peceras Infinitas

"Ahogo intenso es lo que sentimos a veces, cuando nuestra realidad cotidiana intenta robarnos la respiración y dejarnos boqueando como indefensos peces. Un poco de fantasía entre sueños nos ayudará en esa necesaria escapada."
Samarcanda.
Imagen: Elena Kalis

PECERAS INFINITAS

Que agotador vivir
en un estado que pasa y pesa,
mortalmente extenuada.
No me da tregua, ni sosiego,
infame soplo me roba el aire,
 el cerco se estrecha
y el tiempo se agota.

Por qué no ser Alicia,
la de fantasía desbordada,
vestido azul intenso
y  sonrisa dibujada.
Más los tiempos comban
y los cuentos cambian.

Ahora son niñitas celestes,
las que se adentran lúcidas,
en peceras infinitas.
Donde el mundo huye
más allá del cruel ahogo
de realidades inciertas,
tras otros abismos,
buscando sueños.

Y hasta allí viajaré sola,
 huiré de las sombras,
de este letal escenario
que me destroza y ahoga.

©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685
 

jueves, 16 de abril de 2015

Incertidumbre

"Cuando la certeza no forma parte de tu vivir, este se convierte en el desconcierto y  tu vida pasa a ser un camino vacilante."
Samarcanda.

video

Vídeo del poema: Declamación a cargo de Juan Izquierdo
INCERTIDUMBRE

Nada peor en la vida que las sombras,
la incertidumbre de no comprender nada,
de no atinar en la búsqueda
de no atisbar una salida al desconcierto,
a la indecisión, a este no sé que
que  te recome por dentro
sin atreverte a ponerle nombre.

Y me vienen a la mente 

aquellas palabras de Rosalía de Castro
cuando con la fatalidad de lo inevitable, decía:

“Yo no se lo que busco eternamente

 en la tierra, en el aire y en el cielo;
 yo no se lo que busco,
pero es algo que perdí, no se cuando,
 y que no encuentro”...

Me niego a seguir vagando

entre tinieblas de noche cerrada,
entre encajes de cielos robados,
cuajados de estrellas sin luz.

El afligido dilema de este sinvivir

turbado por mis miedos,
por estas aciagas jornadas sin deseo,
que aspiran a un mañana
que me prometieron pleno.
¿Y donde esta que no lo encuentro?

© Samarcanda - Angeles




                                                             Safe Creative #1208080659685                                         

   

miércoles, 15 de abril de 2015

Caminos de Retorno

CARTAS AL CORAZÓN
"Párate un momento y observa, aunque las pisadas están tras de ti,  puede que no avances. Comprueba si vas en el camino correcto, este será siempre el que te conduce a la vida y a la calma."
Samarcanda

CAMINOS DE RETORNO
                                                                     ¿Quien Decide?
Ay AMIGO, ya lo sabes, los caminos no se eligen. Uno no decide perder la salud, como tampoco escoges en que preciso instante se cruzará en tu vida esa persona maravillosa que siempre has esperado. 
Algunos caminos puede que no, sin embargo, un día tras muchos años decides que es el momento de cambiar cosas en tu deambular diario, en tu casa, en tu entorno, en tus deseos de avanzar -aunque sea en solitario-. Sientes que en ese preciso instante lo necesitas…y lo haces. Es tu decisión únicamente -o eso crees-.
De repente un cambio crucial, radical, al que llegas tras jornadas de largo insomnio varía en esencia el rumbo de tu vida, pero no es menos cierto que son las circunstancias las que te dieron la excusa perfecta, el empujón definitivo para llevarlo a cabo en ese preciso instante… y no en otro. De nuevo destino, camino -o tal vez azar-. ¿Quién sabe? Quizá todos ellos. Lo único cierto es que ante ti se abren nuevos senderos y debes elegir uno solo. Nunca sabremos si esos obstáculos estaban previstos como una estela a seguir o has sido tú quien ha creado esa concreta situación y escenario? En fin, puede que sea mejor no hacerse tantas preguntas. ¿Para qué? Definitivamente hay caminos que no conducen a ninguna parte.
Para mí, una sola evidencia toma protagonismo, lo que nos aguarda más adelante en ese imaginario camino llamado futuro es importante, pero nuestro prioritario objetivo, la meta más próxima es EL PRESENTE. Se llame este, destino o camino da igual, la cuestión esencial es vivirlo con intensidad apurando cada soplo. Seguirá la controversia, seguirá la incertidumbre y nosotros deberemos seguir sin dejarnos doblegar por esos vientos que soplan -y soplarán- fuertes y a contracorriente.
Y bueno, después de tanta reflexión -no voy a mentirme- siempre he creído en el poder de la elección, para ciertas cosas no hay segundas oportunidades, para otras…la vida es simplemente una bifurcación inagotable y pertinaz. Yo por si acaso voy a seguir pensando que nosotros hacemos el camino, que decidimos. Y que el destino, ese...es solo un lugar al que llegar.

©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685
 

lunes, 13 de abril de 2015

Dolor del Alma

Dolores desde dentro, desde fuera, los que al cuerpo flagela y al espíritu suplica. Dolores que atraviesan. Y el peor de ellos…El dolor de alma.
Samarcanda.

DOLOR DEL ALMA
Pienso en ello y me pregunto
si es locura o sufrimiento,
si soy alma desgarrada
que clama venganza,
si esa punzante sensación
me arranca el alma…

¿Por qué no dices nada?
 ¡Qué duro, que espantosa conmoción!
Bastaría un…¡Lo siento!
No, no es cierto, ya no vale,
ya no curan las excusas.

Cualquier palabra que intentes decir
solo acentúa el terrible hecho
de que efectivamente…!Es terrible!
No quiero despedidas, ni lamentos,
cuando no se dicen con el corazón
de nada sirven.
El alma tengo herida
y el dolor me está matando.


  © Samarcanda - Ángeles
Safe Creative #1208080659685
 

jueves, 9 de abril de 2015

Ojos del Rencor

"El envidioso es un ser inquietante que reparte y produce dolor en ambas direcciones. Hacia quien dirige su rencor y con mayor insistencia  -si cabe- contra si mismo.
Samarcanda.
Imagen: Anton Surkov

OJOS DEL RENCOR
Tu mirada irascible me lastima,
esas uñas invisibles me traspasan
y el rencor que reflejas intimida. 
Logros ínfimos, sin motivo, ambicionas,
cuanta rabia e impotencia te delata.

Tu envida sigilosa me ha agarrado,
garganta y corazón me tienen preso,
demostrando tu continuo desagrado,
en mentiras inventadas y sin peso.
No hay sonrisa que te atraiga o satisfaga,
se han tornado en enojo y negro manto.
Cualquier gesto me interpretas como afrenta,
y el cariño se ha mudado en desencanto.

Yo no tengo el poder de remediarlo,
ni volver en cielo azul este letargo,
la envidia perniciosa te ha atrapado, 
y en tu alma solo queda un gusto amargo.
Amarillo es el color de la pelusa,
que te tiene corroída y prisionera,
esos ojos que no engañan y te acusan.

Que mala es la envidia mi madre decía,
y ¡Ay dios mi niña! Qué razón tenía.

 © Samarcanda - Ángeles
Safe Creative #1208080659685
 

lunes, 6 de abril de 2015

Al Calor del Verano

"La vida nos conduce  a través de innumerables paisajes, cada uno nos aportará colores y sensaciones diferentes que debemos disfrutar al máximo, porque en realidad no tenemos ni idea que nos deparará el siguiente segundo..."
Samarcanda


AL CALOR DEL VERANO
Era una cálida noche de verano, todo acompañaba al mejor de los paseos. El cielo estaba iluminado por millones de estrellas  y las buenas sensaciones dominaban el momento.  El grupo sonreía, mientras un agradable paisaje desfilaba ante ellos a velocidad increíble. La ventanilla del coche había permanecido medio bajada todo el trayecto y el agradable aire que entraba por encima del cristal invitaba a una magnifica velada.  Las dos parejitas estuvieron de acuerdo en que no se podía pedir más.
 -¡Esto es vida! –Gritó uno de ellos con espontaneo énfasis.

Fuera, los sonidos de los grillos eran la única nota discordante en el oscuro silencio.
El paso del paraíso al infierno se hizo en un cruel segundo.  Algo había caído encima del capó del vehículo sin previo aviso, incrustándose en la luna delantera y alcanzando a uno de ellos con brutalidad.
Denis sangraba abundantemente y la brecha de la cabeza era enorme, pero el golpe en el pecho fue tremendo, decisivo. El coche se había detenido por el impacto justo después de pasar el puente de San Climent y los gritos sonaron desgarradores. Un enorme pedrusco que nadie sabía de dónde había salido era el causante del desastre. Se escucharon  algunas voces en lo alto. Un puñado de muchachos se había arremolinado en el puente y contemplaba la escena horrorizada, mientras una voz se escuchó por encima de las demás.
-¡Oh Dios! Le hemos dado, le hemos dado.


 © Samarcanda - Ángeles
Safe Creative #1208080659685
 

miércoles, 1 de abril de 2015

Fue Apenas Decepción

"La vida nos da oportunidades, posibilidades, pero del mismo modo nos las arrebata. 
Nos hace volar, nos permite soñar. Pero un buen día el vuelo se acaba y el sueño desaparece. En ese momento no te queda más remedio que tomar tierra y empezar de nuevo."
Samarcanda
Imagen: Juli-SnowWhite

FUE APENAS DECEPCIÓN (Poesía)
Desfilé por tu vida cual caminante pasajero,
fui un libro al que arrancas la última página.

¡Sin capítulo final!
Tú, sabedor desde un principio
que la historia estaba  escrita previamente
¡Jugabas con ventaja!
Cruel vengador de horas bajas, 
aprovechaste el quite
para dejarme fuera de la contienda 

y sin abastos.

Solo  fui penacho que sacudía 

tus negros pensamientos,
                            incertidumbre de la efímera certeza                                 
que cautivó nuestro fugaz encuentro.
Después de todo,
 no sirvió de nada ese sobrado esfuerzo.   
                               
Me pretendiste soldado 
en tu batalla de noches somnolientas, 
mientras yo me imaginaba 
justiciera de tus miedos.

La mentira y el olvido pudo más

y todo acabó  con la idéntica, 
vertiginosa languidez 
que comenzara.
 © Samarcanda - Ángeles
Safe Creative #1208080659685