miércoles, 18 de febrero de 2015

Carta al mismo amor

CARTAS AL CORAZÓN 
El Amor es el mejor compañero y si no pregúntaselo a tu corazón, seguro que no olvida como llegaste a mi vida.
CARTA AL MISMO AMOR
 AMIGO corazón,  tu mejor que nadie conoces al protagonista de esta carta, hoy mi carta va dedicada al AMOR, y a él me dirijo, sin más preámbulos.
Querido Amor !Como me gusta llamarte así! Hoy pensaba en ti y miles de imágenes me asediaron. Recordaba en como llegaste a mí a pesar de mi escepticismo. Cuantas veces me imaginé buscándote, tragando a minúsculas dosis o enormes cucharadas lo que me deparaba la vida en este eterno deambular. Con los ojos abiertos y curiosidad de niña, deseaba volver a ilusionarme, a reír ante lo más especial y sorprendente que existe: el Amor. Tú.
Ese mismo que te envuelve y te embauca, el que sobresalta y no da tregua. Porque por mucho que intentas desasirte de esa ruleta que tú creías marcada por el destino, te atrapa. El amor no es una ecuación, no tiene reglas, sólo te arrastra dulcemente y te transporta hasta ese mismo instante en que claudicas voluntariamente. Única batalla en la que entras por decisión propia, sin oponer resistencia. Te arriesgas, te dejas llevar, desprendiéndote de mascaras y tabúes, desarmándote ante tu “enemigo”, mostrándole sin reservas todas tus cartas. 
Un enemigo, que precisamente deseas y anhelas. En ese momento no hay preguntas, ni respuestas lógicas. Es una marea que te impulsa adelante sin buscar motivos, sin atenerte a porqués, ni razones, sólo sabes que quieres Que es superior a tus fuerzas.
Y es cuando crees haber alcanzado todas las metas o haberlas perdido para siempre, cuando tu mundo se tambalea y caes de bruces. No sabes que es, pero un algo indescriptible ha comenzado ya ha mordisquearte el estomago. Solo aciertas a sonreír, consciente que -aun en lo inexplicable de la situación- te sientes bien. Tontamente fascinada.
Así que aguantas la respiración, miras a todos lados con desconfianza y piensas: 

-¿Habrá trampa? O será verdad que el amor ha llegado

    ©Samarcanda Cuentos-Ángeles.

Safe Creative #1208080659685

miércoles, 11 de febrero de 2015

Dolorosa Sentencia

A veces el amor se convierte en ceniza y  no se pude hacer nada por volverlo a la vida. Parece que es inesperado, sin embargo, es posible que hayas intentado obviar que es un camino imparable y que esa cuesta hacia abajo estaba ahí, mucho antes.
Samarcanda.



DOLOROSA SENTENCIA
La muerte se colaba entre cada uno de los eternos suspiros, que ambos emitían entrecortadamente, ahogados, pero no por ello menos abrumadores. El olor a fatalidad ganaba espacio y el peso del desconsuelo era mayor a cada instante. Rosa y Juan se miraron de soslayo, sucumbiendo a la certeza de que ya no les quedaba nada que compartir. Esa evidencia le produjo a Rosa un enorme boquete en mitad del alma, mientras su cuerpo se negaba sentir absolutamente nada. 
El inmenso amor que les había unido durante quince años, yacía inerte ante ellos, entregado al fin a un destino que no tenía vuelta atrás. Nada podía devolver el esplendor a un sentimiento muerto e impávido. Mientras, Juan entretenía su pensamiento con imágenes diluidas de tiempos pasados, tiempos de felicidad que ya eran ceniza y donde ni los rescoldos fueron capaces de avivar aquel fuego. 
Durante los dos últimos años ambos intentaron sin éxito insuflarle oxigeno a ese amor, hacerle el boca a boca para mantener sus constantes vitales, pero por mucho que los deseos de los dos se correspondían, en ocasiones la díscola vida toma caminos ajenos a los que los dolientes protagonistas pretenden. Así que allí estaban ellos, el uno frente al otro, sin ser capaces de hilvanar una frase con sentido, sin conseguir que la elocuencia de antaño ganara terreno a la indiferencia que amenazaba con abrirse como una helada tumba y engullirlos. De nada sirvieron los buenos recuerdos que endulzaron tantos años, la suerte estaba echada y tanto a Juan como a Rosa, la sentencia les encontró desarmados, abocándolos en instantes a su cruel realidad. Nada resultó ser tratamiento efectivo a una enfermedad ya sentenciada. El final llegó inapelable y su amor cayó allí mismo muerto.



            ©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685

martes, 10 de febrero de 2015

Mil Mentiras

Es descorazonador descubrir que personas que apreciabas o creias que ellas tenían un respeto y un cariño por ti. En realidad les movían intenciones ocultas, motivos llenos de dobleces y mala intención. Cuando esto ocurre es obvio que te daña, pero hay que ser capaz de perdonar, olvidar y seguir tu camino...No por ellos, sino por ti.
Samarcanda.



MIL MENTIRAS



Cruel mentira te domina, 

en tus ojos se adivina,

la verdad no resplandece, 
tus palabras la envilecen.
No queda pasión, ni embrujo, 
en esta paz que enmudece.

Amar es de almas sinceras,
tú te ocultas en dobleces
agua límpida, que ensucias 
cuando a tu boca obedeces
La mentira es negra música,
de no gozo, ni ternura.

Me has mentido- te repito- 
no es inciso, es amargura, 
del que creías amigo
y este fue solo un castigo.
Más soportará amenazas 
este corazón partido
que ya suspira abatido,
en las mentiras que abrazas.

Ni al éxtasis reacciona, 
esta triste alma mía,
que no hay palabras bonitas,
ni mentiras que ya admita
que por tu culpa me enfermo
Exánime y eremita 
derrotada ante tu verbo.


©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685

miércoles, 4 de febrero de 2015

María Coraje

"A través de una preciosa y emotiva canción de Víctor Manuel, toma vida esta historia. Un homenaje a tantas mujeres anónimas y luchadoras que a pesar de tener una vida llena de sinsabores, siguen en su eterna lucha sin una queja. Sin desfallecer nunca."
Samarcanda.
Therese Giehse como Madre Coraje, 1966



MARÍA CORAJE

María es valiente mujer de fortaleza obligada, lleva atrapado en cada jirón de su dura piel el estigma del dolor sin duelo. A menudo, su pensamiento vuela recordando esa vida suya plagada de desalientos. En cómo fue parir a quince hijos de los que apenas quedan unos cuantos. No puede evitar sentir muy adentro la hipocresía de los que le arrebataron a tres de ellos en aquella guerra infame, allí “se los perdieron” -según decían- por la patria. Condenada a un silencio eterno, en un destino que ella misma se impone cuando las fuerzas y la rabia pueden más que su vehemencia.

Vestida del mismo tono que su aflicción, María arrastra penas por un pasillo oscuro y retorcido que no parece tener fin, ni sentido. 106 años, de profesión madre coraje y de nombre María. Recuerda aquella tarde cuando a Luis se lo trajeron, arrancado de una mina criminal y agreste, que no tiene piedad por esa madre que aguarda una muerte, que siempre llega. El lodo rojo-sangre le ató al presagio del que espera, que la siniestra espera se lo confirme. De nuevo un ahogo callado, un silencio de sepulcro toma poder y las riendas, flagelándola el alma. Quince días sin ver el cielo fue su castigo, por dejarse arrancar la sangre de su sangre de nuevo.

A veces intenta dejar atrás las sombras, para enraizarse en el dulce recuerdo del primer beso, de un nietecito tibio con olor a rosas o de la noche aquella en que se entregó a su hombre, el que se convirtió en su dueño. Aquel cobarde amante la abandonó una tarde, cansado y sin arrestos, no pudo con la vida que ella sola sostenía. Mientras María coraje sigue en pie, afianzada a su valentía y al orgullo de mujer-madre. Más madre que mujer.

©Samarcanda Cuentos-Ángeles.
Safe Creative #1208080659685